Vídeos, comentarios, poemas... dedicados a Mari Trini
En vuestro espacio fans

"35 preguntas a Mari Trini contestadas de su puño y letra"


  • Comentarios publicados con anterioridad en la Web Oficial

    YO SI COMPRENDI A MARI TRINI ..

    por mariel el Jue Jul 01, 2010 5:19 pm

    He visto repetidas veces en Articulos más grandes y pequeños dedicados a MARI TRINI que a muchos Receptores de su Obra se les ha planteado con inquietud la cuestión de preguntarse si atendieron bien el paso de LA CARRERA de NUESTRA ARTISTA AMIGA Y ESTRELLA o lo descuidaron inconscientes o conscientemente ?? si lo apunto es porque me remueve algo dentro al leer estos asuntos y lo mismo aunque más admisible cuando se le atribuye la dificultad de comprender SUS MENSAJES entre SUS CANCIONES .
    Y lo remarco porque seria un buen debate en el que cada cual manifestáramos nuestra percepción personal porque MARI TRINI supone una EXPERIENCIA UNICA en nosotros al escucharla , al cantarla si podemos y sabemos . .
    Entonces llega el momento de preguntarme a mi misma .. por qué me rebelo a estar de acuerdo en que yo en concreto no la comprendí , si precisamente lo que me alentó a seguirla dia a dia DISCO A DISCO fué sentir COMPRENDERLA cuanto decia cuanto callaba cómo lo decia por qué con qué motivo de cara a qué ..
    Quizá algunos tomen mi sinceridad como algo de presunción si ?? pues esta vez no se equivocan .. ESTOY ORGULLOSA de SER DE MARI TRINI .. de ahi que intente no perderme aún despues y precisamente por eso de su Partida ni la más pequeña vibración de su RESONANCIA que la tiene y la tendrá por MUCHO TIEMPO ..
    No he logrado decir mucho pero .. sirva mi testimonio de que .. yo si comprendi a MARI TRINI . Al menos eso siento y creo y lo he vivido y LO REVIVO y REVIVIRE toda mi vida .
    MARIEL . UNA FANS Y AMIGA DE MARI TRINI

    mariel



    Re: YO SI COMPRENDI A MARI TRINI ..

    por claudia el Vie Jul 02, 2010 3:23 pm

    Creo entender que decía en sus poesías, y sospecho que puedo transitar por la cuerda floja de sus móviles.
    Cuando alguien crea y brinda, (dicho esto para cualquier rol humano), el recibir (que en este caso nos es grato) se lía con nuestras percepciones.
    Desenredando esto, diré de mí que soy una escucha atenta de esta artista. Mis amigos me definen como melómana. Yo creo que la música es parte irremplazable en mis andares. Sólo soy escucha.
    Por azar el primer disco que adquirí (1977) fue “como el rocío”, desde entonces he sido una rastreadora contumaz de su obra, que por razones de mercado, circunstancias políticas, geografías y demás, me fue muy difícil acceder en su totalidad.
    En este camino del ciberespacio es reciente mi incursión, lo que me maravilla, pues entre otras cosas me permite poner imagen a algunas interpretaciones. Nobleza obliga, debo agradecer a quienes sostienen estos vínculos, que nos permiten vivenciar tiempos que no vivimos aunque formaran parte de nuestros más grandes y mejores anhelos.
    Respecto a quienes conocieron a la persona que nos donó a esta artista, les recuerdo que sus canciones suenan en todas partes, tal vez en una radio local de algún lugar remoto, en alguna casa que aún cultive el gusto por el vinilo, en un mp3, en fin. Creo que la esencia está. Su obra la pervive, y es magnífica.
    Con respecto a esta nota, me adhiero al concepto, desde una mirada que me dice: donde se conjugan emociones hay un hilo único en la maraña.

    claudia

  • Otras publicaciones al margen de nuestra Web

    Mari Trini, el encuentro (J. de Dios Rodriguez)

    Como parte de la promoción, todos los artistas que sacaban nuevo disco pasaban una mañana de domingo por El Gran Musical. Las promesas o futuras estrellas eran entrevistados por Pepe Domingo y con el calor del público improvisaban un pequeño play-back de su disco y se comprometían a regresar cuando tuvieran un LP; mientras que los consagrados ofrecían un concierto que solía durar entre 20 y 25 minutos en antena y hasta una hora para el público que acudía en directo.

    Cuando Hispavox lanzó la segunda producción de Mari Trini con José Luis Sanesteban y A. Parera Fons en los arreglos, Como el rocío, la cantautora y la discográfica invitaron a todo el equipo del programa, de la revista y de la FM a una comida informal en su casa de El Plantío. Así que al terminar la actuación nos repartimos en diferentes coches con el equipo de promoción que dirigía Miguel Blasco y acudimos a la cita.

    La recepción

    Yo había seguido la carrera de Mari Trini desde sus comienzos con EMI y RCA, y aunque no tenía todos sus discos siempre había sentido una particular atracción por su forma de expresar las emociones. Había leído varias entrevistas y sabía de lo celosa que era de su intimidad, por eso me sorprendió que ofreciera su casa para un acto promocional, si bien es cierto que no era un acto abierto a todos los medios si no una forma de agradecer a la Ser lo que había hecho por ella y, personalmente, Tomás martín Blanco desde sus inicios recién llegada de Francia.

    Fue un relámpago, una emoción que aún dura, porque cuando le tendí la mano ella la cogió, se la acercó al pecho y me besó en los labios...

    Allí fuimos el propio Tomás, Rafa, Pepe Domingo, Pepe Fernández, Joaquín Luqui, Nacho Artime, Anabel, Antonio Bravo, Javier García, Olimpia, Espinosa, Cabadas, Ansótegui…, es decir, todos. Santiago Sánchez-Puerta fue quien, mientras paseábamos por el jardín, aprovechando el momento en el que la cantautora salía de la casa, y antes de acercarse a Raúl Matas y Tomás que la estaban esperando, me la presentó: “Aquí tienes a Juan de Dios, por el que has preguntado tantas veces”, y dirigiéndose a mi “Aquí está la artista que deseabas conocer”… Fue un relámpago, una emoción mutua que aún me dura porque cuando yo le tendí la mano ella la cogió, se la acercó al pecho y me besó en los labios. Fue breve, ligero, pero para mi fue intenso e inolvidable. Me dijo sonriendo “¿Te has asustado? tenía ganas de conocerte”, se disculpó para atender al resto de invitados y le pidió a Santiago que organizara una comida esa semana para los cuatro; ella, Claudette, su secretaria y representante, él y yo.

    Me alejé lentamente mientras ella saludaba al resto de invitados. Me senté en la hierba bajo un árbol donde estaba Antonio para tomar algo, pero había perdido el apetito, me encontró extraño, me preguntó que me había pasado pero no pude responderle. Desde ese día cada vez que escuchaba una canción suya pensaba en el momento vivido. Aquél sentimiento nunca me ha abandonado y cada encuentro lo hacía crecer.

    La comida

    A media tarde fui a despedirme de ella y de Claudette, Santiago me dijo que habían salido de viaje con el grupo. El lunes me llamó para confirmar la comida prevista para dos días después en el pequeño comedor que había al fondo en el restaurante de La Gran Tasca de la calle Ballesta, detrás de la radio, a las 2 y media. Puntualmente llegamos los cuatro a la vez. En esta ocasión el saludo fue menos emotivo con un par de besos a ambas.

    Una vez que nos sentamos Mari me dijo que se había hecho asidua oyente del programa a raíz de una conversación que tuvo con Raúl Matas y las entrevistas que había realizado a Perales, Carlos Luengo y sobre todo a Paloma San Basilio. Le gustaba el enfoque que deba al álbum como obra concepto, y eso entraba en la línea de lo que ella quería hacer con sus próximos trabajos, incluido El Tiempo y Yo que ya tenía muy avanzado a pesar de estar metida en plena promoción de Cómo el Rocío, canción dedicada a su tierra que abría el LP. Insistió mucho en esa tema, pero teníamos que intercambiar gustos, pasiones musicales y conocernos.

    ...no le resultaba difícil interpretar porque transmitía lo que había sentido al componer...

    Mostró interés por mi época teatral y mis gustos musicales, algunos de los cuales compartíamos, como la obra de Neil Diamond y los cantautores americanos del Brill Building, pero principalmente amaba la música y poesía de Aute, al que agradeció su apoyo versionando "El alma no venderé", “el Noi” Serrat, los francófonos, como el belga Jacques Brel, al que idolatraba y del que era una ferviente y apasionada seguidora, de George Brassens, de Juliette Greco y de Edith Piaf. Me habló de sus comienzos, su viaje a Inglaterra con Nicholas Ray y su paso posteriormente a Francia; su primer contrato con EMI y el posterior con RCA, su fichaje por Hispavox y lo inmensamente agradecida que estaba a Tomás y a la Ser. Santiago y Claudette desaparecían por momentos, a ella siempre la admiré porque me impresionó por su apasionada e incondicional entrega a su amiga y compañera en todas los aspectos de la vida.

    La ruptura con Trabucchelli

    Hablamos de la intensidad de sus letras y le emoción que ponía en cada interpretación porque quien llega a sentir, y escribir, versos como "gota a gota vierto mi sangre en tus venas y me la rechazas" transmite sensaciones imposibles de comunicar si no eres un ser excepcional, a lo que contestaba que lo primero lo producía su vida y la pasión que ponía en cada situación, y lo segundo, era algo aprendido en otros intérpretes, principalmente de la escuela francesa, pero que no le resultaba difícil porque intentaba transmitir lo que había sentido al componer. También le pregunté por su separación artística de Rafael Trabucchelli y en ese sentido fue muy diplomática resaltando que estaba buscando nuevos sonidos y el productor musical de Hispavox tenía excesivo trabajo con mas artistas y ella estaba en constante evolución, pero mostrando su respeto por el trabajo de Trabucchelli. Ahora estaba ilusionada con Parera Fons y Sanesteban, pero también asumía que era una etapa de su contante evolución.

    Cerramos una entrevista para hablar de Como el rocío en el programa. Tras los postres me llamó la atención un detalle: se había dejado la copa de vino llena y cuando el camarero fue a retirarla le pidió que la dejara en la mesa; en Francia –me contó- se había acostumbrado a tomar una copa de vino después del café y me invitó a disfrutar de la experiencia en la siguiente ocasión. Desde entonces siempre que tomo vino en un restaurante sigo el ritual de aquella primera comida con ella.

    Fue ella quien me alertó de la hora preguntándome si no tenía que hacer un programa… Eran las 5 y media de la tarde. Alivió mi preocupación con su media sonrisa, se levantó para despedirme y volvió a darme el beso en los labios como la primera vez. Desde entonces siempre que nos veíamos nos saludamos de la misma manera, aunque ella “evolucionó” años mas tarde el beso con otro ademán.

    Cuando subí a la radio iba como una moto. Joaquín, que se percataba de todos mis estados de ánimo y cambios, me dijo “No te pregunto por la comida porque se nota por tu mirada que aún no has vuelto, my friend” y me ofreció una de sus sonrisas cómplices.

    Perfectamente enfermos… para siempre

    Esa día arranqué a las seis y media tras “JL en FM” con Por ti, por ti, y Me siento enferma y Rapsodia para un sueñocanciones que como decía en ocasiones Joaquín, solo un artista al límite de su sensibilidad creativa puede componer obras de ese tipo…

    Mi relación con ella nunca fue un sueño, fue real, abierta, intensa y sincera hasta límites como los que nos llevó aquella noche de noviembre de 1981 como relaté recientemente con motivo del tercer aniversario de “su viaje”. Durante los cinco años siguientes nuestra amistad fue creciendo, e incluso en una ocasión fue puesta a prueba por una mala gestión de Revert hacia José Luis Gil, pero eso ya llegará.

    Unos meses después la compañía sorprendió a todos –y a ella misma- publicando un álbum de éxitos sin que hubiera termino el recorrido de Como el rocío, que aún se encontraba en la lista de Superventas y cuando estaba preparando su siguiente trabajo. Así me lo manifestó en una encuentro posterior y lo publiqué en El Gran Musical.

    A las siete de la tarde del domingo 22 de agosto, mientras sonaba el monumental Pasaje del Agua, de Lole y Manuel, el pomo de la puerta del estudio se giró lenta y suavemente para dar paso a la aparición deseada desde hacía mas cinco semanas. Con un vestido ibicenco totalmente blanco que llegaba hasta los pies, el pelo negro suelto por los hombros, morena y, como siempre, sin apenas maquillaje, entraba Carmen mas radiante y bella que nunca. Nos abrazamos, nos besamos tierna y cálidamente, pero no sentí su pasión… Me contó el viaje, la experiencia, el seminario al que había asistido, los conciertos que había visto y de la gente que había conocido… Durante las tres horas restantes apenas pude comentar los discos porque el tiempo de la música volaba, pero estaba intranquilo. Había algo en su gesto, en su mirada, en sus palabras que a pesar del calor pretendido no transmitían emoción. Esas cinco semanas transcurridas parecían mucho mas tiempo.

    Al salir de la radio bajamos a cenar a Herza y fuimos a su apartamento, pero a medida que fue pasando el tiempo fui percibiendo ese cambio. No era la mujer que había conocido unos meses antes; su vida había cambiado, estaba transformada y quería dar un giro definitivo a todo. Su experiencia en California la había alejado definitivamente y se planteaba dejar el gabinete para afrontar otros proyectos. Aquella fue la última noche que estuvimos juntos

    No duele, llueve, pero no duele
    Carta abierta a Mari Trini un año después
    Publicado 6th April 2010 por Juan de Dios Rodriguez
    (c) Del Blog de Juan Nunca estuve en NY Mis años de radio, y algo mas.

    Querida amiga que eres inmortal y vives en nosotros:

    Ya no me duele, aunque llueva, ya no me duele, ni me dolerá porque cada día que pasa te siento mas dentro de mí. Hace un año te dije desde las páginas de El País que aquello no era una despedida porque no te habías ido, te quedaste en mi, en todos nosotros, con tus sentimientos, tu música y todos los recuerdos, y de qué manera...
    Ya no me duele porque te veo, te escucho, te leo y me sigues reconfortando como en aquél primer encuentro de tu casa de El Plantío, como en cada comida o cena, o en cada una de las entrevistas que mantuvimos a micrófono abierto o cerrado aunque contigo ambas eran igual de intensas.
    Hoy he recordado aquél momento en que lloramos en La Gran Tasca por un malentendido producido en tu presentación de Palabras, he recordado la entrevista con motivo de la publicación de A mi aire y esa joya titulada Despiértame, pero la que nunca olvidaré, porque tuve la precaución de grabar, fue tu confesión de amor a tu madrina con motivo de su “marcha” –ella si te dejó- y lo compartiste conmigo y con los oyentes en aquella madrugada en la Medianoche de la Cadena Ser del 13 de noviembre de 1981 en el poema Duele, llueve y duele que cerraba Oraciones de amor.
    Un disco que en aquél momento no entendí y sobre el que intercambiamos pareceres, pero con el que terminé reconociendo que me gustaba mucho mas aquella Mari Trini de blanco, aquella Mari Trini que esa noche me -nos- confesó su virginidad, y su indignación por la falta de solidaridad y amor en la sociedad.
    Recuerdo aquella frase tuya: “Si todos nos amáramos un poquito mas seguro que el mundo iría mejor y no ahora que vamos como locos…”. Si, me gustaba esa Mari Trini de blanco mas que la de negro aunque amaba a las dos
    No, aquél día no estábamos de acuerdo con el resultado final de Oraciones de amor y aunque semanas después reconocí mi error tras escuchar mas detenidamente y paladear cada uno de tus poemas, tu siempre me miraste con un cariño, un amor, un respeto hacía mis opiniones que no puedo olvidar a pesar de que “saltabas a la mínima” cuando te dije que era un disco más, una etapa mas en tu carrera y no, no lo era porque aquél disco te dio un salto que pocos entendieron pero te consagró como un ser ya inmortal para la música popular en español.
    ¿Sabes que el “Noi de Poble Sec” –como llamabas a Serrat- ha sacado un nuevo disco dedicado a Miguel Hernández? Es una auténtica maravilla. Quiero contarte mas cosas, compartirlas en este blog con quien lea esta carta abierta, pero las emociones se me agolpan como un caballo desbocado, luchan en la mente por salir pero el corazón lo impide.
    Quería contarte que desde hace un año me cambiaste la vida como a ti tu madrina; ya no estoy en la radio y, como sabes hace muchos años que no hago programas en antena, pero ahora desde este blog disfruto mas porque hablo y escribo sobre lo que me apasiona y ya sabes como soy,… Necesito disfrutar del trabajo artístico que hacéis los creadores para compartirlo.
    Hoy, un año después de tu ingreso en el mundo de los inmortales quería decirte que tu mirada me sigue traspasando, que tu media sonrisa me sigue seduciendo y que aún siento al calor de tus caricias y que ha merecido la pena nacer para conocerte.
    Quiero recordar aquí y ahora las dos estrofas con las que terminabas tu canto de soledad que dedicaste a tu madrina y que te sirvió para gritar aunque ni siquiera la mesa te escucho. Ahora estás con ella y yo disfruto de ti todos los días porque ahora vives también en mi, en nosotros.

    Querida mía disfruta de tu inmortalidad…
    Siempre tuyo,
    LV

    De recuerdos treinta años se vistió
    justo hasta noviembre,
    ese día heredé la soledad
    de su callada muerte.
    Llueve, duele y llueve,
    estar tan sola duele,
    duele, llueve u duele.
    en mi alma también llueve.

    (c) 1981 M. Trini

  • Comparte tus opiniones

    1. - ¿Qué significa en tu vida Mari Trini?
    2. - ¿Cual es tu disco favorito?
    3. - ¿Cual es tu canción favorita?